jueves, 26 de agosto de 2010


Bajo tu protección nos acojemos,
Santa Madre de Dios,
no desoigas las suplicas que te dirigimos
en nuestras necesidades,
antes bien, dignate a atenderlas siempre,
oh Virgen gloriosa y bendita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada